Jim Morrison, 50 años sin el rey lagarto
CULTURA MÚSICA NOTICIAS

Jim Morrison, 50 años sin el rey lagarto

Jim Morrison, el rey lagarto, era un artista polifacético, un líder carismático, un amante codiciado. En la cúspide de su carrera, era el ejemplo de un rockstar exitoso.

Una estrella de rock incómoda que escandalizó a la sociedad santurrona de la época y fascinó a la juventud. Pero detrás de había un hombre depresivo, excesivo, retraído y rebelde. Su desenfrenado consumo de drogas y alcohol será parte de la razón por la que el poeta de la música murió con solo 27 años.

Hasta el día de hoy, numerosas leyendas rodean su muerte, este 3 de julio se conmemora por 50 años.

Para 1969, Morrison era un gran adicto a las drogas y al alcohol, poco fiable con sus compañeros de banda, a veces agresivo con el público. Se relata que una noche, ya completamente borracho, entra en el escenario del Dinner Key Auditorium, un antiguo hangar para aviones. «Son una bola de idiotas. Son una bola de esclavos», grita al público.

Foto: Twitter Cultura UNAM

Un poco más tarde, se cuenta, pregunta al público si quieren ver su pene. Se desabrocha el cinturón lo suficiente como para dejar al descubierto su ropa interior. Se produce un altercado entre Morrison, la policía y el público, y la velada se convierte en un caos.

Tras el escándalo, el FBI emite una orden de arresto y su juicio comienza a finales de agosto de 1970. Se declara culpable de exponerse en público y es condenado a trabajos forzados en la cárcel del condado de Dade. Sin embargo, queda en libertad bajo una fianza de 50.000 dólares. Nunca cumplirá su condena.

Morrison ya no está hecho para la vida de rockstar. Para superar sus actuaciones, se droga cada noche. Quiere dejarlo, pero a petición de sus compañeros, da a la banda otros seis meses para grabar su sexto y último álbum de estudio, «L.A. Woman». Es el único álbum sin una gira.

En la primavera de 1971, Morrison se retira con su novia, Pamela Courson, en París. En este momento su salud estaba muy dañada: a menudo tose sangre, como en la noche del 2 al 3 de julio. Su novia le prepara un baño y vuelve a dormir.

Una hora más tarde se despierta y encuentra a Jim Morrison sin vida en la bañera de su apartamento parisino en el 17 de la calle Beautreillis. Muerte por infarto.

Puntuación: 1 de 5.
Spread the love
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad